Dios es nuestro refugio y nuestro Consolador.

El libro de Enoc 2. Capitulo XLV
3. Cuando al Señor se le ofrece pan o cirios, o carneros o cualquier otro sacrificio, entonces esto significa, nada;
porque Dios lo que pide son corazones puros, y con sólo esto Él prueba el corazón del hombre.

(Salmos 7:9) “Fenezca ahora la maldad de los inicuos, mas establece tú al justo;
Porque el Dios justo prueba la mente y el corazón.”

(Proverbios 21:2) “Todo camino del hombre es recto en su propia opinión;
Pero Jehová pesa los corazones.”

(Proverbios 16:2) “Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión;
Pero Jehová pesa los espíritus.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Dios quiere que invoquemos Su nombre en todos los momentos de nuestra vida.

(Salmos 50:15) “E invócame en el día de la angustia; Te libraré, y tú me honrarás.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Invocad en todo el tiempo el nombre de Dios Eterno.

(1 Crónicas 16:8; Salmos 105:1) “Alabad a Jehová, invocad su nombre, Dad a conocer en los pueblos sus obras.”

(Salmos 116:17) “Te ofreceré sacrificio de alabanza, E invocaré el nombre de Jehová.”

(Salmos 51:17) “17 Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

No será avergonzado el que invoca Su nombre.

(2 Samuel 22:4; Salmos 18:3) “Invocaré a Jehová, quien es digno de ser alabado, Y seré salvo de mis enemigos.”

(Salmos 17:6) “Yo te he invocado, por cuanto tú me oirás, oh Dios; Inclina a mí tu oído, escucha mi palabra.”

(Salmos 31:17) “No sea yo avergonzado, oh Jehová, ya que te he invocado;
Sean avergonzados los impíos, estén mudos en el Seol.”

(Salmos 102:2) “No escondas de mí tu rostro en el día de mi angustia; Inclina a mí tu oído;
Apresúrate a responderme el día que te invocare.”

(Salmos 116:13) “Tomaré la copa de la salvación, E invocaré el nombre de Jehová.”

(Salmos 141:1) “Jehová, a ti he clamado; apresúrate a mí; Escucha mi voz cuando te invocare.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

(1 Crónicas 4:10) “E invocó Jabes al Dios de Israel, diciendo: !!Oh, si me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras de mal, para que no me dañe!
Y le otorgó Dios lo que pidió.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Dios es nuestro refugio y nuestra fortaleza en el día de la angustia si esperamos en El y derramamos nuestros corazones.

(Nahúm 1:7) “Jehová es bueno, fortaleza en el día de la angustia; y conoce a los que en él confían.”

(1 Samuel 2:2) “No hay santo como Jehová; Porque no hay ninguno fuera de ti,
Y no hay refugio como el Dios nuestro.”

(Salmos 46:7, 10-11) “7 Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob.
10 Estad quietos, y conoced que yo soy Dios;
Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra.
11 Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob.”

(Salmos 62:8) “Esperad en él en todo tiempo, oh pueblos;
Derramad delante de él vuestro corazón; Dios es nuestro refugio.”

(Jeremías 16:19) “Oh Jehová, fortaleza mía y fuerza mía, y refugio mío en el tiempo de la aflicción,
a ti vendrán naciones desde los extremos de la tierra, y dirán: Ciertamente mentira poseyeron nuestros padres, vanidad, y no hay en ellos provecho.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Dios el Señor es bueno y perdonador y grande en misericordia para con los que Le invocan.

(Salmos 86:5) “Porque tú, Señor, eres bueno y perdonador, Y grande en misericordia para con todos los que te invocan.”

(Romanos 10:12) “Porque no hay diferencia entre judío y griego,
pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan;”

(Salmos 91:14-16) “14 Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré;
Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.
15 Me invocará, y yo le responderé; Con él estaré yo en la angustia; Lo libraré y le glorificaré.
16 Lo saciaré de larga vida, Y le mostraré mi salvación.”

(Zacarías 13:9) “Y meteré en el fuego a la tercera parte, y los fundiré como se funde la plata, y los probaré como se prueba el oro.
El invocará mi nombre, y yo le oiré, y diré: Pueblo mío; y él dirá: Jehová es mi Dios.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

(Joel 2:32) “Y todo aquel que invocare el nombre de Jehová será salvo;
porque en el monte de Sion y en Jerusalén habrá salvación, como ha dicho Jehová, y entre el remanente al cual él habrá llamado.”

(Hechos 2:21) “Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.”

(Romanos 10:13) “porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Derramad vuestro corazón delante de la presencia de Dios.

(Lamentaciones 2:18-19) “18 El corazón de ellos clamaba al Señor; Oh hija de Sion, echa lágrimas cual arroyo día y noche; No descanses, ni cesen las niñas de tus ojos.
19 Levántate, da voces en la noche, al comenzar las vigilias;
Derrama como agua tu corazón ante la presencia del Señor; Alza tus manos a él implorando la vida de tus pequeñitos, Que desfallecen de hambre en las entradas de todas las calles.”

(Salmos 62:8) “8 Esperad en él en todo tiempo, oh pueblos;
Derramad delante de él vuestro corazón; Dios es nuestro refugio.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Cuando se enfermó Ezequías y lloró con gran lloro fue escuchado por Dios y curado.

(Isaías 38:1-22) Enfermedad de Ezequías (2 R. 20.1-11; 2 Cr. 32.24-26)
“1 En aquellos días Ezequías enfermó de muerte. Y vino a él el profeta Isaías hijo de Amoz, y le dijo: Jehová dice así: Ordena tu casa, porque morirás, y no vivirás.
2 Entonces volvió Ezequías su rostro a la pared, e hizo oración a Jehová, 3 y dijo: Oh Jehová, te ruego que te acuerdes ahora que he andado delante de ti en verdad y con íntegro corazón, y que he hecho lo que ha sido agradable delante de tus ojos. Y lloró Ezequías con gran lloro.
4 Entonces vino palabra de Jehová a Isaías, diciendo: 5 Ve y di a Ezequías: Jehová Dios de David tu padre dice así: He oído tu oración, y visto tus lágrimas; he aquí que yo añado a tus días quince años. 6 Y te libraré a ti y a esta ciudad, de mano del rey de Asiria; y a esta ciudad ampararé.
7 Y esto te será señal de parte de Jehová, que Jehová hará esto que ha dicho: 8 He aquí yo haré volver la sombra por los grados que ha descendido con el sol, en el reloj de Acaz, diez grados atrás. Y volvió el sol diez grados atrás, por los cuales había ya descendido.
9 Escritura de Ezequías rey de Judá, de cuando enfermó y sanó de su enfermedad:
10 Yo dije: A la mitad de mis días iré a las puertas del Seol; privado soy del resto de mis años. 11 Dije: No veré a JAH, a JAH en la tierra de los vivientes; ya no veré más hombre con los moradores del mundo. 12 Mi morada ha sido movida y traspasada de mí, como tienda de pastor. Como tejedor corté mi vida; me cortará con la enfermedad; me consumirás entre el día y la noche. 13 Contaba yo hasta la mañana. Como un león molió todos mis huesos; de la mañana a la noche me acabarás. 14 Como la grulla y como la golondrina me quejaba; gemía como la paloma; alzaba en alto mis ojos. Jehová, violencia padezco; fortaléceme.
15 ¿Qué diré? El que me lo dijo, él mismo lo ha hecho. Andaré humildemente todos mis años, a causa de aquella amargura de mi alma.
16 Oh Señor, por todas estas cosas los hombres vivirán, y en todas ellas está la vida de mi espíritu; pues tú me restablecerás, y harás que viva.
17 He aquí, amargura grande me sobrevino en la paz, mas a ti agradó librar mi vida del hoyo de corrupción; porque echaste tras tus espaldas todos mis pecados.
18 Porque el Seol no te exaltará, ni te alabará la muerte; ni los que descienden al sepulcro esperarán tu verdad.
19 El que vive, el que vive, éste te dará alabanza, como yo hoy; el padre hará notoria tu verdad a los hijos.
20 Jehová me salvará; por tanto cantaremos nuestros cánticos en la casa de Jehová todos los días de nuestra vida.
21 Y había dicho Isaías: Tomen masa de higos, y pónganla en la llaga, y sanará.
22 Había asimismo dicho Ezequías: ¿Qué señal tendré de que subiré a la casa de Jehová?”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Cercano está Jehová a todos los que Le invocan, a todos los quebrantados de corazón;
Y un espíritu quebrantado; un corazón contrito y humillado Dios no lo desprecia.

(Salmos 145:18) “Cercano está Jehová a todos los que le invocan, A todos los que le invocan de veras.”

(Salmos 34:15, 17-20) “15 Los ojos de Jehová están sobre los justos, Y atentos sus oídos al clamor de ellos.
17 Claman los justos, y Jehová oye, Y los libra de todas sus angustias.
18 Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; Y salva a los contritos de espíritu.
19 Muchas son las aflicciones del justo, Pero de todas ellas le librará Jehová.
20 El guarda todos sus huesos; Ni uno de ellos será quebrantado.”

(Salmos 51:17) “17 Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado;
Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.”

(Salmos 147:3) “El sana a los quebrantados de corazón, Y venda sus heridas.”

(Isaías 57:15) “Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo:
Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu,
para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

(Eclesiastés 7:3) “3 Mejor es el pesar que la risa;
porque con la tristeza del rostro se enmendará el corazón.”

Jehová el Señor escucha, salva y guarda a los sencillos, humildes y quebrantados del corazón.

(Salmos 34:6) “6 Este pobre clamó, y le oyó Jehová, Y lo libró de todas sus angustias.”

(Jeremías 29:11-13) “11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.
12 Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré;
13 y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.”

(Salmos 116:1-19) Acción de gracias por haber sido librado de la muerte
“1 Amo a Jehová, pues ha oído Mi voz y mis súplicas;
2 Porque ha inclinado a mí su oído; Por tanto, le invocaré en todos mis días.
3 Me rodearon ligaduras de muerte, Me encontraron las angustias del Seol;
Angustia y dolor había yo hallado.
4 Entonces invoqué el nombre de Jehová, diciendo: Oh Jehová, libra ahora mi alma.
5 Clemente es Jehová, y justo; Sí, misericordioso es nuestro Dios.
6 Jehová guarda a los sencillos; Estaba yo postrado, y me salvó.
7 Vuelve, oh alma mía, a tu reposo, Porque Jehová te ha hecho bien.
8 Pues tú has librado mi alma de la muerte, Mis ojos de lágrimas, Y mis pies de resbalar.
9 Andaré delante de Jehová En la tierra de los vivientes.
10 Creí; por tanto hablé, Estando afligido en gran manera.
11 Y dije en mi apresuramiento: Todo hombre es mentiroso.
12 ¿Qué pagaré a Jehová Por todos sus beneficios para conmigo?
13 Tomaré la copa de la salvación, E invocaré el nombre de Jehová.
14 Ahora pagaré mis votos a Jehová Delante de todo su pueblo.
15 Estimada es a los ojos de Jehová La muerte de sus santos.
16 Oh Jehová, ciertamente yo soy tu siervo, Siervo tuyo soy, hijo de tu sierva;
Tú has roto mis prisiones.
17 Te ofreceré sacrificio de alabanza, E invocaré el nombre de Jehová.
18 A Jehová pagaré ahora mis votos Delante de todo su pueblo,
19 En los atrios de la casa de Jehová, En medio de ti, oh Jerusalén. Aleluya.”

(Salmos 77:1-9) “1 Con mi voz clamé a Dios, A Dios clamé, y él me escuchará.
2 Al Señor busqué en el día de mi angustia; Alzaba a él mis manos de noche, sin descanso;
Mi alma rehusaba consuelo.
3 Me acordaba de Dios, y me conmovía; Me quejaba, y desmayaba mi espíritu.
4 No me dejabas pegar los ojos; Estaba yo quebrantado, y no hablaba.
5 Consideraba los días desde el principio, Los años de los siglos.
6 Me acordaba de mis cánticos de noche; Meditaba en mi corazón, Y mi espíritu inquiría:
7 ¿Desechará el Señor para siempre, Y no volverá más a sernos propicio?
8 ¿Ha cesado para siempre su misericordia? ¿Se ha acabado perpetuamente su promesa?
9 ¿Ha olvidado Dios el tener misericordia? ¿Ha encerrado con ira sus piedades?”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Dios el Padre Celestial manda a Su amado Hijo para salvar a los de corazón quebrantado.

(Isaías 61:1) [ Buenas nuevas de salvación para Sion ]
“El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová;
me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos,
a vendar a los quebrantados de corazón,
a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;”

(Lucas 4:18) “El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;
Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;
A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos;”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Dios es nuestro Consolador en los tiempos de tribulación.

(Isaías 51:12) “Yo, yo soy vuestro consolador.
¿Quién eres tú para que tengas temor del hombre, que es mortal, y del hijo de hombre, que es como heno?”

(Juan 16:7) “Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Conduciéndote en temor y obediencia a Dios, nacerá tu luz y al invocar Su nombre, Dios te oirá y responderá.

(Isaías 58:6-10) "6 ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo?
7 ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano? 8 Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia.
9 Entonces invocarás, y te oirá Jehová; clamarás, y dirá él: Heme aquí. Si quitares de en medio de ti el yugo, el dedo amenazador, y el hablar vanidad; 10 y si dieres tu pan al hambriento, y saciares al alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el mediodía."

(1 Pedro 1:17) “Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación;”

Anuncios