El deber de cumplir la voluntad de Dios el Padre, permaneciendo en la fe que obra por el amor y glorificando a Dios con las obras.

El cumplimiento de la voluntad de Dios Altísimo.

“El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi corazón.”

(Salmos 40:6-8) “6 Sacrificio y ofrenda no te agrada; Has abierto mis oídos;
Holocausto y expiación no has demandado.
7 Entonces dije: He aquí, vengo; En el rollo del libro está escrito de mí;
8 El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi corazón.”

“He aquí que vengo, oh Dios, para hacer Tu voluntad.”

(Hebreos 10:5-7) “5 Por lo cual, entrando en el mundo dice:
Sacrificio y ofrenda no quisiste; Mas me preparaste cuerpo.
6 Holocaustos y expiaciones por el pecado no te agradaron.
7 Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad,
Como en el rollo del libro está escrito de mí.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<

El Amado cumple la voluntad del Dios el Padre.

(Isaías 53:10) “Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada.”

“Aquel a quien Jehová amó ejecutará su voluntad en Babilonia,”

(Isaías 48:14-15) “14 Juntaos todos vosotros, y oíd. ¿Quién hay entre ellos que anuncie estas cosas?
Aquel a quien Jehová amó ejecutará su voluntad en Babilonia,
y su brazo estará sobre los caldeos.
15 Yo, yo hablé, y le llamé y le traje; por tanto, será prosperado su camino.”

“fuerte es el que ejecuta su orden”.

(Joel 2:11) “Y Jehová dará su orden delante de su ejército; porque muy grande es su campamento;
fuerte es el que ejecuta su orden; porque grande es el día de Jehová, y muy terrible; ¿quién podrá soportarlo?”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

El Amado, ¿Quién es el? ¿Quién cumple la voluntad del Único Dios Verdadero?

(Isaías 48:16) “16 Acercaos a mí, oíd esto: desde el principio no hablé en secreto; desde que eso se hizo, allí estaba yo;
y ahora me envió Jehová el Señor, y su Espíritu.”

(Isaías 42:1) El Siervo de Jehová
“1 He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento;
he puesto sobre él mi Espíritu; él traerá justicia a las naciones.”

(Mateo 12:18) “He aquí mi siervo, a quien he escogido; Mi Amado, en quien se agrada mi alma;
Pondré mi Espíritu sobre él, Y a los gentiles anunciará juicio.”

(Lucas 3:22) “22 y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma,
y vino una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia.”

(Mateo 3:17; Marcos 1:11) “17 Y hubo una voz de los cielos, que decía:
Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.”

(Mateo 17:5; Lucas 9:35) “5 Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió;
y he aquí una voz desde la nube, que decía:
Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd.”

(Juan 3:35) “El Padre ama al Hijo, y todas las cosas ha entregado en su mano.”

(Juan 5:20) “Porque el Padre ama al Hijo,
y le muestra todas las cosas que él hace; y mayores obras que estas le mostrará, de modo que vosotros os maravilléis.”

(Juan 10:17) “Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<

“para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado,”

(Efesios 1:3-10) Bendiciones espirituales en Cristo
“3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, 4 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo,
para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, 5 en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,
6 para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado,
7 en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia,
8 que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia, 9 dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, 10 de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Dice el Señor Jesucristo:

“Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra.”

“no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre”

“Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.”

(Juan 4:31-34) “31 Entre tanto, los discípulos le rogaban, diciendo: Rabí, come.
32 El les dijo: Yo tengo una comida que comer, que vosotros no sabéis.
33 Entonces los discípulos decían unos a otros: ¿Le habrá traído alguien de comer?
34 Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra.”

(Juan 5:30) “No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre.”

(Juan 6:35-47) “35 Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.
36 Mas os he dicho, que aunque me habéis visto, no creéis.
37 Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.
38 Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.
39 Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió:
Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero.
40 Y esta es la voluntad del que me ha enviado:
Que todo aquél que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.
41 Murmuraban entonces de él los judíos, porque había dicho: Yo soy el pan que descendió del cielo.
42 Y decían: ¿No es éste Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre nosotros conocemos? ¿Cómo, pues, dice éste: Del cielo he descendido?
43 Jesús respondió y les dijo: No murmuréis entre vosotros.
44 Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.
45 Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados por Dios. Así que, todo aquel que oyó al Padre, y aprendió de él, viene a mí.
46 No que alguno haya visto al Padre, sino aquel que vino de Dios; éste ha visto al Padre.
47 De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna.”

El Señor Jesucristo, el Amado Hijo de Dios Altísimo se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, cumpliendo la voluntad de nuestro Dios y Padre.

(Gálatas 1:4-5) “4 el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre, 5 a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

El Señor Jesucristo, siendo el Hijo de Dios y Dios, bajo de los cielos para cumplir la voluntad de Dios el Padre.
¿Y nosotros, los creyentes en Dios Vivo?
No se honra con labios a Dios, sino con el vivir diario, con el obrar diario, desde los pensamientos, palabras hasta los actos para con el prójimo.

(Lucas 6:46) “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?”

De esta manera, al hombre se le exhorta a seguir los pasos del Señor Jesucristo, dejando de hacer la voluntad de carne y pensamientos porque haciendo esto se convierte en hijo de la ira.

(Efesios 2:3-5) “3 entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.
4 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, 5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),”

(1 Tesalonicenses 4:2-4) “2 Porque ya sabéis qué instrucciones os dimos por el Señor Jesús; 3 pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; 4 que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor;”

(1 Pedro 4:2) “para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios.”

(Efesios 6:6) "no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios;"

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

El que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

(Mateo 24:35; Marcos 13:31; Lucas 21:33) “35 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.”

(1 Juan 2:17) “Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.”

Únicamente el que hace la voluntad de Dios el Padre que está en los cielos entrará en el reino de los cielos.
“No todo el que me dice: "Señor, Señor", entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre”.

(Mateo 7:21-23) Nunca os conocí. (Lc. 13.25-27)
“21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.
22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?
23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”.

(Lucas 10:20) ”Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

El verdadero propósito del hombre es hacer la voluntad de Dios.

(Juan 6:28-29) “28 Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios?
29 Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado.”

(Juan 6:40) “Y esta es la voluntad del que me ha enviado:
Que todo aquél que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Todo aquel que hace la voluntad de Dios el Padre permanece para siempre y la voluntad del Padre Celestial es nuestra santificación.

(1 Juan 2:17) “pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.”

(1 Tesalonicenses 4:3) “pues la voluntad de Dios es vuestra santificación;”

(1 Tesalonicenses 4:6-8) “6 que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado.
7 Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación.
8 Así que, el que desecha esto, no desecha a hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo.”

(Hebreos 12:14) “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.”

(Levítico 11:44-45) “44 Porque yo soy Jehová vuestro Dios; vosotros por tanto os santificaréis, y seréis santos, porque yo soy santo; (…)
45 Porque yo soy Jehová, que os hago subir de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios: seréis, pues, santos, porque yo soy santo.”

(Levítico 20:7) “Santificaos, pues, y sed santos, porque yo Jehová soy vuestro Dios.”

(Levítico 19:2) “Habla a toda la congregación de los hijos de Israel, y diles: Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios.”

(1 Pedro 1:15-16) “15 sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir;
16 porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo”.

(2 Corintios 7:1) "Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios."

(1 Juan 3:3) “Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.”

(Salmos 93:5) “Tus testimonios son muy firmes; La santidad conviene a tu casa, Oh Jehová, por los siglos y para siempre.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Purificados, perfectos y dignos de Dios, que nos llamo a Su Reino y Gloria eterna.
Serás intachable delante del SEÑOR tu Dios.

(Deuteronomio 18:13) “Perfecto serás delante de Jehová tu Dios.”

(Mateo 5:48) “48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.”

(1 Reyes 8:61) “Sea, pues, perfecto vuestro corazón para con Jehová nuestro Dios,
andando en sus estatutos y guardando sus mandamientos, como en el día de hoy.”

(Colosenses 4:12) “12 Os saluda Epafras, el cual es uno de vosotros, siervo de Cristo, siempre rogando encarecidamente por vosotros en sus oraciones, para que estéis firmes, perfectos y completos en todo lo que Dios quiere.”

(Salmos 37:18) “Conoce Jehová los días de los perfectos, Y la heredad de ellos será para siempre.”

(1 Tesalonicenses 2:12) “y os encargábamos que anduvieseis como es digno de Dios, que os llamó a su reino y gloria.”

(2 Timoteo 2:19) “Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello:
Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Aquel que hace la Voluntad de Dios, vive oyendo Su voz y cumpliendo Sus mandamientos y dando crédito a Sus consejos, que a vida eterna permanecen y a la justicia y Paz.

(Deuteronomio 30:20) “20 amando a Jehová tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él;
porque él es vida para ti, y prolongación de tus días; a fin de que habites sobre la tierra que juró Jehová a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob, que les había de dar.”

(Deuteronomio 11:27-28) “27 la bendición, si oyereis los mandamientos de Jehová vuestro Dios, que yo os prescribo hoy,
28 y la maldición, si no oyereis los mandamientos de Jehová vuestro Dios, y os apartareis del camino que yo os ordeno hoy, para ir en pos de dioses ajenos que no habéis conocido”.

(1 Samuel 12:14-15) "14 Si temiereis a Jehová y le sirviereis, y oyereis su voz, y no fuereis rebeldes a la palabra de Jehová, y si tanto vosotros como el rey que reina sobre vosotros servís a Jehová vuestro Dios, haréis bien.
15 Mas si no oyereis la voz de Jehová, y si fuereis rebeldes a las palabras de Jehová, la mano de Jehová estará contra vosotros como estuvo contra vuestros padres."

(Job 36:10-13) “10 Despierta además el oído de ellos para la corrección, Y les dice que se conviertan de la iniquidad.
11 Si oyeren, y le sirvieren, Acabarán sus días en bienestar, Y sus años en dicha.
12 Pero si no oyeren, serán pasados a espada, Y perecerán sin sabiduría.
13 Mas los hipócritas de corazón atesoran para sí la ira, Y no clamarán cuando él los atare.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

El obrar según la Voluntad de Dios es lo mismo que edificar la casa sobre un cimiento seguro.

(Mateo 7:24-27) Los dos cimientos (Lc. 6.46-49)
“24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. 25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.
26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; 27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.”

Todo aquel que oye la Palabra del Señor y no la guarda o aun el que rechaza al Señor y Su Palabra, esta misma Palabra le juzgará.

(Juan 12:47-48) “Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo;
porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo.
El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Todo aquel que guarda los mandamientos del Señor permanecerá en Su amor.

(Juan 15:9-11) “9 Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor.
10 Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor;
así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor.
11 Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido.”

“todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre”.

(Marcos 3:33-35) La madre y los hermanos de Jesús.
“33 El les respondió diciendo: ¿Quién es mi madre y mis hermanos? 34 Y mirando a los que estaban sentados alrededor de él, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. 35 Porque todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre.”

“Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios, y la hacen”.

(Lucas 8:19-21) La madre y los hermanos de Jesús.
“19 Entonces su madre y sus hermanos vinieron a él; pero no podían llegar hasta él por causa de la multitud.
20 Y se le avisó, diciendo: Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte. 21 Él entonces respondiendo, les dijo: Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios, y la hacen.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Haciendo la Voluntad de Dios, obtendremos la promesa.

(Hebreos 10:36) “porque os es necesaria la paciencia,
para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa”.

(1 Tesalonicenses 5:18) "Dad gracias en todo,
porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús".

(1 Pedro 2:15) “Porque esta es la voluntad de Dios:
que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos;”

(1 Pedro 4:19) “De modo que los que padecen según la voluntad de Dios,
encomienden sus almas al fiel Creador, y hagan el bien.”

(1 Pedro 3:17) “Porque mejor es que padezcáis haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo el mal.”

Anuncios