No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios.

No somos hijos de Dios por el simple hecho de nacer; ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos del Altísimo.

1. Los hijos de Dios son engendrados según la voluntad de Dios.

2. ¿Qué significa el término Hijo de Dios o Hijos del Altísimo?

3. ¿Quiénes son hijos de Dios?

4. Los verdaderos hijos de Dios Eterno son nacidos, guiados y enseñados por el mismo Espíritu Santo.

5. Los hijos de Dios según la promesa.

6. Hijos de Dios son los hijos de la resurrección, aquellos que resucitan por la fe en el Señor Jesucristo.

7. El que hace justicia es nacido de Dios.

8. Los hijos de Dios son hijos del Altísimo y son dioses.

9. Los hijos de Dios entre si son hermanos.

10. “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.”

11. Hijos de luz.

12. El Dios y Padre Celestial del Señor Jesucristo es Dios y Padre de los que crean en el Señor.

13. “Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo,”

14. Los hijos de Dios son transformados a la semejanza de Su salvador.

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

1. Los hijos de Dios son engendrados según la voluntad de Dios.

"No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios,"

"…hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.”

(Romanos 9:8) “Esto es: No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios,
sino que los que son hijos según la promesa son contados como descendientes.”

(Juan 1:12-13) “12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;
13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

"ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos;"

"no penséis decir dentro de vosotros mismos: A Abraham tenemos por padre; porque yo os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras."

(Romanos 9:6-7) "6 No que la palabra de Dios haya fallado; porque no todos los que descienden de Israel son israelitas,
7 ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos; (…)"

(Mateo 3:7-10) "7 Al ver él que muchos de los fariseos y de los saduceos venían a su bautismo, les decía: !!Generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera?
8 Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, 9 y no penséis decir dentro de vosotros mismos: A Abraham tenemos por padre; porque yo os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras.
10 Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego."

(Lucas 3:7-9) "7 Y decía a las multitudes que salían para ser bautizadas por él: !!Oh generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera?
8 Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no comencéis a decir dentro de vosotros mismos: Tenemos a Abraham por padre; porque os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras.
9 Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto se corta y se echa en el fuego."

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

2. ¿Qué significa el término Hijo de Dios o Hijos del Altísimo?

Es desde el momento que cumplimos la voluntad de Dios el Padre Celestial, aceptando al Señor Jesucristo como mediador y Salvador, que Dios nos hace realmente Sus hijos.

(Juan 1:11-12) "11 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.
12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;"

Los hijos de Dios según el puro afecto de la voluntad del Padre Celestial.

"… para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,”

(Efesios 1:3-5) Bendiciones espirituales en Cristo. “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,”

Ser hijo de Dios Eterno significa creer en Su amado Hijo Jesucristo, aceptarlo en el corazón y confirmar su fe no sólo con los labios sino con los hechos para agradar al Padre Celestial.

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

3. ¿Quiénes son hijos de Dios?

Los hijos de Dios Altísimo el Padre Eterno son los que nacen de nuevo en el Espíritu Santo por medio de la pura y verdadera Palabra de Dios.

(Juan 3:3, 5-6) [ Jesús y Nicodemo ]
“3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.
6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.”

(Juan 7:37-39) Ríos de agua viva
"37 En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.
38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.
39 Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado."

Nacer de agua y del Espíritu significa nacer de nuevo o renacer.
Nacer de agua significa nacer por la palabra de verdad y nacer del Espíritu significa recibir el Espíritu Santo de Dios por medio del Señor Jesucristo.

(Santiago 1:17-18) “17 Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación. 18 El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.”

(1 Pedro 1:2-4) “2 elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas. 3 Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, 4 para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros,”

(1 Pedro 1:23) “23 siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.”

(1 Corintios 12:13) "Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.”

"mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad"

(2 Tesalonicenses 2:13-14) Escogidos para salvación
“13 Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que
Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, 14 a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

4. Los verdaderos hijos de Dios Eterno son nacidos, guiados y enseñados por el mismo Espíritu Santo.

(Gálatas 4:5-6) "5 para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. 6 Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: !!Abba, Padre!"

(Romanos 8:14, 16) “14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.
16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

5. Los hijos de Dios según la promesa.

Los hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús son los hijos de Abraham según la promesa.

"Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham."

(Génesis 21:12) "12 Entonces dijo Dios a Abraham: No te parezca grave a causa del muchacho y de tu sierva; en todo lo que te dijere Sara, oye su voz, porque en Isaac te será llamada descendencia."

(Hebreos 11:17-18) "17 Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito,
18 habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia;"

(Romanos 9:6-8) "6 No que la palabra de Dios haya fallado; porque no todos los que descienden de Israel son israelitas,
7 ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos;
sino: En Isaac te será llamada descendencia.
8 Esto es: No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios, sino que los que son hijos según la promesa son contados como descendientes."

(Gálatas 3:6-9) El pacto de Dios con Abraham
"6 Así Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia.
7 Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham.
8 Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones.
9 De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham."

(Gálatas 3:14) “14 para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.”

(Gálatas 3:22-26) "22 Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes. 23 Pero antes que viniese la fe, estábamos confinados bajo la ley, encerrados para aquella fe que iba a ser revelada.
24 De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe.
25 Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo,
26 pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús;"

(Gálatas 4:28) “Así que, hermanos, nosotros, como Isaac, somos hijos de la promesa.”

(Gálatas 4:31) “De manera, hermanos, que no somos hijos de la esclava, sino de la libre.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

6. Hijos de Dios son los hijos de la resurrección, aquellos que resucitan por la fe en el Señor Jesucristo.

"(…) y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección.”

(Lucas 20:36) “Porque no pueden ya más morir, pues son iguales a los ángeles, y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección.”

Porque nuestro Dios es Dios de vivos: "¿no habéis leído en el libro de Moisés cómo le habló Dios en la zarza, diciendo: Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino Dios de vivos;"

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

"porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz;"

"Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen,"

"Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz."

(Juan 5:26-29) "26 Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo; 27 y también le dio autoridad de hacer juicio, por cuanto es el Hijo del Hombre.
28 No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; 29 y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación."

(Juan 10:25-28) "25 Jesús les respondió: Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí;
26 pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho.
27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, 28 y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano."

(Juan 18:36-37) "36 Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí.
37 Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz."

(Mateo 22:31-32) "31 Pero respecto a la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído lo que os fue dicho por Dios, cuando dijo:
32 Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos."

(Marcos 12:26-27) "26 Pero respecto a que los muertos resucitan, ¿no habéis leído en el libro de Moisés cómo le habló Dios en la zarza, diciendo: Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob?
27 Dios no es Dios de muertos, sino Dios de vivos; así que vosotros mucho erráis."

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

7. El que hace justicia es nacido de Dios.

(1 Juan 2:29) “29 Si sabéis que él es justo, sabed también que todo el que hace justicia es nacido de él.”

(1 Juan 5:1) “Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Teniendo la simiente de Dios se purifican a sí mismos tratando de no ser manchados por el mundo.

(1 Juan 3:9) “Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.”

(1 Juan 5:18) “Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado,
pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

8. Los hijos de Dios son hijos del Altísimo y son dioses.

El Señor Jesucristo es el Hijo de Dios (Hijo del Altísimo) y asimismo es Dios.

(Isaías 9:6) “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.”

(Isaías 54:5) “Porque tu marido es tu Hacedor; Jehová de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel; Dios de toda la tierra será llamado.”

(Lucas 1:32-35) "32 Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre;
33 y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.
34 Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón.
35 Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios."

(Juan 10:36) “¿al que el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: Tú blasfemas, porque dije: Hijo de Dios soy?”

(Marcos 5:7) "Y clamando a gran voz, dijo: ¿Qué tienes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te conjuro por Dios que no me atormentes."

(Lucas 8:28) "Este, al ver a Jesús, lanzó un gran grito, y postrándose a sus pies exclamó a gran voz: ¿Qué tienes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te ruego que no me atormentes."

(Filipenses 2:5-8) "5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;
8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz."

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Como el Señor Jesucristo los demás hijos de Dios también son dioses.

(Ezequiel 34:31) "31 Y vosotras, ovejas mías, ovejas de mi pasto, hombres sois, y yo vuestro Dios, dice Jehová el Señor."

(Salmos 82:6-7) “6 Yo dije: Vosotros sois dioses, Y todos vosotros hijos del Altísimo;
7 Pero como hombres moriréis, Y como cualquiera de los príncipes caeréis.”

<<<<<<<<

(Juan 10:34-35) “34 Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois?
35 Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada),"

(Salmos 95:2-4) “2 Lleguemos ante su presencia con alabanza; Aclamémosle con cánticos.
3 Porque Jehová es Dios grande, Y Rey grande sobre todos los dioses.
4 Porque en su mano están las profundidades de la tierra, Y las alturas de los montes son suyas.”

(Salmos 97:9) “Porque tú, Jehová, eres excelso sobre toda la tierra; Eres muy exaltado sobre todos los dioses.”

(Salmos 135:5) “Porque yo sé que Jehová es grande, Y el Señor nuestro, mayor que todos los dioses.”

(Salmos 136:1-2) “1 Alabad a Jehová, porque él es bueno, Porque para siempre es su misericordia.
2 Alabad al Dios de los dioses, Porque para siempre es su misericordia.

(Salmos 138:1) “1 Te alabaré con todo mi corazón; Delante de los dioses te cantaré salmos.”

(Salmos 82:1) "Dios está en la reunión de los dioses; En medio de los dioses juzga."

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

9. Los hijos de Dios entre si son hermanos.

(Mateo 23:8) “8 Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos."

(Romanos 8:29) “Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

"… todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana…"

(Juan 10:34-35) “34 Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois?
35 Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada),"

"…Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios, y la hacen…"

(Lucas 8:19-21) La madre y los hermanos de Jesús.
“19 Entonces su madre y sus hermanos vinieron a él; pero no podían llegar hasta él por causa de la multitud.
20 Y se le avisó, diciendo: Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte. 21 Él entonces respondiendo, les dijo: Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios, y la hacen.”

"… todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre…"

(Marcos 3:33-35) La madre y los hermanos de Jesús.
“33 El les respondió diciendo: ¿Quién es mi madre y mis hermanos? 34 Y mirando a los que estaban sentados alrededor de él, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. 35 Porque todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre.”

(Salmos 22:22) “22 Anunciaré tu nombre a mis hermanos; En medio de la congregación te alabaré.”

(Hebreos 2:10-12) "10 Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos.
11 Porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos,12 diciendo: Anunciaré a mis hermanos tu nombre, En medio de la congregación te alabaré."

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

10. "Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios."

Bienaventurados los que aman sus enemigos y les hace bien, porque serán llamados hijos del Altísimo.

(Mateo 5:9) “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.”

(Lucas 6:35) "Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos."

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

11. Hijos de luz.

Bienaventurados los que puedan reconocer la luz de la verdad entre las tinieblas, porque ellos son los hijos del Padre de las luces.

(Santiago 1:17) “17 Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación."

"Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día"

(Juan 12:36) "Entre tanto que tenéis la luz, creed en la luz, para que seáis hijos de luz."

(Efesios 5:1, 8) "1 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados.
8 Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz"

(1 Tesalonicenses 5:5) "Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas."

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

12. El Dios y Padre Celestial del Señor Jesucristo es Dios y Padre de los que crean en el Señor.

(Juan 16:28) “Salí del Padre, y he venido al mundo; otra vez dejo el mundo, y voy al Padre.”

(Juan 20:17) “17 Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra.

(Mateo 23:8-10) “8 Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos.
9 Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. 10 Ni seáis llamados maestros; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo.”

Los hijos de Dios son hermanos entre sí y al respecto del Señor Jesucristo, y de esta manera el único Padre es el que está en los cielos.

(Mateo 5:16) “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.”

(Mateo 5:44-45, 48) “44 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;
45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.
48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.”

(Lucas 6:36) “Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.”

(Mateo 6:1) “Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos.”

(Mateo 6:5-8) “5 Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.
6 Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. 7 Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.
8 No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis.”

(Mateo 6:14-15) “14 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; 15 mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.”

(Marcos 11:25-26) “25 Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.
26 Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas.”

(Mateo 6:26) “Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?”

(Mateo 7:11) “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos,
¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?”

(Lucas 11:13) “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos,
¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?”

(Mateo 10:29) “¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre.”

(Lucas 12:32) “No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

13. “Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo,"

Los verdaderos hijos de Dios Altísimo son herederos de Dios y coherederos con Cristo Jesús, si es que aceptan llevar su propia cruz, padeciendo y soportando en fidelidad y paciencia todas las pruebas y tribulaciones hasta el fin.

(Romanos 8:17) “Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.”

(Gálatas 4:5-7) “5 para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. 6 Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: !!Abba, Padre! 7 Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo.”

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

14. Los hijos de Dios son transformados a la semejanza de Su salvador.

(1 Juan 3:2) “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.”

(2 Corintios 3:18) "Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor."

(2 Pedro 1:3-4) Partícipes de la naturaleza divina
“3 Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia,
4 por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia;”